Simón Díaz a 10 años de habernos dejado, su legado sigue vivo

Se cumplen diez años desde que la voz del Tío Simón, Simón Díaz, se apagó físicamente. Sin embargo, su legado musical y cultural continúa resonando con fuerza en Venezuela y Latinoamérica.

Nacido en Barbacoas, estado Aragua, en 1928, Simón Díaz creció rodeado de la música y las tradiciones del campo venezolano. Desde pequeño, mostró una gran pasión por la música, aprendiendo a tocar el cuatro y componiendo sus primeras canciones.

A lo largo de su carrera, Díaz compuso más de 400 canciones, muchas de las cuales se convirtieron en clásicos de la música venezolana, como «Caballo viejo», «Tonada del Cabrestero», «Luna de Margarita», «Venezuela» y «La Vaca Mariposa». Sus canciones no solo reflejaban la belleza del país, sino también sus problemas sociales y políticos.

Además de músico, Díaz fue también poeta, humorista, caricaturista y empresario. Su talento y creatividad lo convirtieron en una figura multifacética que dejó una huella profunda en la cultura venezolana.

Díaz recibió numerosos premios y reconocimientos a lo largo de su carrera, incluyendo el Premio Nacional de Música de Venezuela en 1998 y el Grammy Latino a la Excelencia Musical en 2007.

A 10 años de su muerte, la música de Simón Díaz sigue viva en el corazón del pueblo venezolano. Sus canciones continúan transmitiendo valores como la honestidad, la humildad, el amor por la tierra y la esperanza en un futuro mejor.

Simón Díaz no solo fue un gran artista, sino también un maestro de la vida. Su legado es un tesoro invaluable para Venezuela y Latinoamérica, un recordatorio de la fuerza de la cultura popular y la importancia de preservar nuestras tradiciones.

CARLOS PAREDES / Licenciado en Comunicación Social
CARLOSPAREDES9@GMAIL.COM