Gerardo Blyde descartó ser el sustituto de María Corina

El coordinador de la delegación de la Plataforma Unitaria para la negociación, Gerardo Blyde, descartó este viernes que sea el sustituto de María Corina Machado de cara a las elecciones presidenciales del 28 de julio.

«No puede el coordinador de la delegación de negociación terminar siendo un candidato, eso es irregular. Nosotros tenemos que empezar a asumir cada quien su papel. La candidata existe y la candidata decidirá con la Plataforma Unitaria cuál será la estrategia y la táctica a seguir», indicó.

Destacó que su trabajo es como negociador y no ser candidato. «Mi trabajo es seguir peleando para que en Venezuela no solamente haya condiciones electorales que produzcan un cambio político, sino que además podamos tener un país en el cual haya equilibro de poderes en el cual haya una transición pacífica a la democracia».

Además, consideró que en caso de que se tenga que nombrar a un sustituto hay muchas más opciones sobre la mesa.

«Rómulo Betancourt decía que para ser presidente lo primero es querer ser presidente. No está en mi voluntad llegar a ese cargo y creo que, a ningún otro cargo, por los momentos», comentó.

Blyde y los acuerdos de barbados

Gerardo Blyde aseguró que el Acuerdo de Barbados no está comprendido dentro del denominado Acuerdo de Caracas.

En ese sentido, explicó que «quienes no son una parte en el conflicto político en Venezuela no pueden subsanarlo, ni encontrar soluciones a ese conflicto en pro del bienestar de los venezolanos».

«El Acuerdo de Barbados no está contenido en ese documento firmado en Caracas e incluso muchas de sus cláusulas son contrarias a las garantías acordadas en Barbados», dijo.

Destacó que el Acuerdo de Barbados es producto de mucho tiempo de negociación y trabajo entre dos partes en conflicto que están obligadas a sentarse a encontrar esas soluciones para el país.

Sin embargo, resaltó que «la impopularidad de Maduro los ha llevado a desconocer e incumplir el Acuerdo suscrito en Barbados y publicar un cronograma que por haber sido estrechamente compactado dificulta la pulcritud del proceso».
«Si bien la fecha de la elección está dentro del último semestre, la compresión de ese cronograma a menos de cinco meses impide que varias de las obligaciones asumidas para el control y la pulcritud del proceso electoral puedan darse», dijo.
Blyde consideró que los documentos firmados en Barbados sigue teniendo el apoyo interno y de la comunidad internacional. «Es el punto de partida, la medida para evaluar la competitividad del proceso», expresó.

Aunque sostuvo que como parte del incumplimiento del acuerdo «no ha habido posibilidades de sentarnos a discutir sobre la comisión de seguimiento y verificación que tanta falta hace».

CARLOS PAREDES / Licenciado en Comunicación Social
CARLOSPAREDES9@GMAIL.COM