Esgrimista ucraniana fue descalificada por negarse a darle la mano a su rival rusa

La esgrimista ucraniana Olga Kharlan se convirtió en la primera atleta en enfrentar a un rival ruso desde el inicio de la invasión a gran escala en su tierra natal.

Durante el encuentro del Campeonato Mundial de Esgrima, la mujer de 32 años rechazó el saludo de manos de Anna Smirnova, su contrincante de nacionalidad rusa, en su lugar, ofreció su sable para golpear las cuchillas.

Esto provocó una apelación de Smirnova, quien hizo una protesta sentándose por 45 minutos. La deportista rusa, que competía bajo una bandera neutral, permaneció de pie en la pista después de la competencia de la primera ronda antes de que le entregaran una silla mientras continuaba su protesta.

Su apelación parecía haber sido desestimada, ya que Kharlan aparecía como clasificada entre los últimos 32 competidores, cuando Smirnova finalmente se retiró después de que un representante le hablara, lo que permitió que comenzara la próxima pelea.

Los resultados mostraron más tarde que Kharlan, cuatro veces campeona mundial individual y cuatro veces medallista olímpica, había sido descalificada del sable individual femenino tras el incómodo escenario con su rival.

El Comité Olímpico Internacional (COI) pidió a las federaciones deportivas que manejen a los atletas ucranianos y rusos que compiten como neutrales con “el grado necesario de sensibilidad” y agregó: “Seguimos estando en total solidaridad con los atletas ucranianos y la comunidad olímpica de Ucrania”.

En esgrima, dar la mano es parte de las reglas del deporte y negarse a hacerlo resulta en una tarjeta negra y la expulsión. Como resultado, la oponente programada para los últimos 32 de Kharlan, la búlgara Yoanna Ilieva, avanzó a siguiente ronda.

CARLOS PAREDES / Licenciado en Comunicación Social
CARLOSPAREDES9@GMAIL.COM